domingo, 17 de julio de 2016

Francisco de Miranda Homenajeado por los masones Mirandianos por: Enrique García.



El acto fue precedido por el señor 
Juan Ubaldo, quien actualmente ocupa
el cargo de Gran Maestro
o presidente electo de las logias
de la Federación
Los Masones venezolanos celebraron una gran tenida blanca en el Gran Templo Masónico de Caracas durante la mañana del 16 de Julio de 2016. El motivo de la reunión masónica fue la conmemoración del bicentenario de la muerte de Francisco de Miranda.

Las tenidas blancas son reuniones masónicas donde se permite entrar al templo a las damas. Las cuales no son admitidas en la masonería, al menos a las logias afiliadas a la confederación masónica dentro de  la cual, la masonería venezolana es reconocida en su condición de potencia masónica nacional. 

El Gran Templo Masónico de Caracas, Monumento Histórico Nacional, gracias a las gestiones jurídicas de un ilustre jurista y reconocido masón venezolano, el doctor Miguel Eduardo Santana Mujica y el historiador Armando Rojas hace algunas décadas. El Gran Templo está ubicado entre las esquinas de Jesuitas y Maturín, a poco más de dos cuadras de la Plaza Bolívar. Se le conoce como Gran Templo porque es sede del poder ejecutivo de la masonería nacional, cada cierto tiempo que estipula el reglamento, se reúnen los diputados de las logias de la provincia, y las demás logias que celebran sus tenidas regulares en diferentes cámaras que se encuentran dispersas en los diferentes alas que componen este extraordinario diseño del arquitecto Juan Hurtado Manrique. Para la fecha cuando fue inaugurado el Templo Masónico de Caracas, en 1876. La fachada del monumento ostentaba, en lugar de las estatuas de Francisco de Miranda y Antonio Guzmán Blanco, estaban ocupados sus nichos por las estatuas de dos damas emblemáticas de la Masonería que representan a la Fuerza y a la Belleza.

¿Por qué y cuándo ese cambio en la fachada de la sede sagrada de la espiritualidad masónica? ¿Porqué sacaron a las estatuas de dos damas que representan a la fuerza y a la belleza de ambos lados de las columnas salomónicas que representan a la Sabiduría en la fachada del templo.

La Masonería Mirandiana
Rinde Homenaje a
Su Héroe prototipo Masón
 ¿Porqué las expulsaron para meter a dos personajes como tan opuestos o disímiles como uno apodado El Autócrata Civilizador y al otro reconocido por la historia oficial como El Precursor de la Independencia de América. Este último, que de paso, nunca había sido, ni siquiera recordado, ni por los masones del Siglo XIX, ni por los del siglo XX, hasta el año de 1950, cuando el doctor José

Tomás Uzátegui, quien para esa fecha ocupaba el cargo de Gran Maestro, se le ocurrió la idea de reconocer a Miranda como hermano masón. Además de esa ocurrencia, se le ocurrió mandar a buscar los documentos que vinculan a Miranda con la Masonería. Han transcurrido más de sesenta y seis años, y los tales documentos no fueron encontrados, ni por el profesor William Spence Robertson, quien venía había hecho su tesis doctoral en 1907, sobre la vida de ese ilustre caraqueño, admirado en los Estados Unidos por sus inmensas dotes intelectuales, y amplio conocimiento de la historia militar. 

A Partir de esa fecha la Masonería Venezolana ha venido colocando bustos de Miranda en diferentes espacios públicos a lo largo y ancho de Venezuela. Ha fundado logias con el nombre de Miranda y a creído con fé religiosa, el dogma principal de la Masonería Mirandina.
Uno de los hechos que llamó la atención del acto en honor a Francisco de Miranda, fue que al autor del del ensayo literario, es que no leyó el trabajo ganador. Ni siquiera le otorgaron el derecho de palabra.


Uno de los hechos que llamó la atención del acto en honor a Francisco de Miranda, fue que al autor del del ensayo literario, es que no leyó el trabajo ganador. Ni siquiera le otorgaron el derecho de palabra.

lunes, 27 de abril de 2015

Documentos Mirandianos relativos a la Integración de nuestra América. Eloy Rever'on

El documento conocido como Acta de París de 22 de diciembre de 1797, el cual traemos como motivo de lectura está centrado en el proceso de conformación de una América Unida, posibles antecedentes históricos de la Integración de nuestra América, término que Francisco de Miranda utilizó en otros documentos que presentamos en esta serie.

Francisco de Miranda siempre apreció a la América Hispana unida como una sola nación. Sabemos que esta apreciación fue consecuencia de un viaje que realizó por los Estados Unidos, en su condición de oficial español, prócer de la independencia de los Estados Unidos. Destacado por su formación académica de alto nivel, sus apreciaciones sobre la historia militar y la estrategia en las principales batallas de la guerra de Independencia de los Estados Unidos, le forjaron un prestigio público que trascendió a la prensa y a los informes diplomáticos.

En un momento pensamos que observar la prospectiva económica, naval y militar que desarrollaba aquel conjunto de ex colonias británicas integradas en aquella nación de la costa atlántica que emergía con fuerza hacia el futuro, sumada a la realidad de su situación personal, le hicieron abrazar la idea de emprender un proyecto que se fue convirtiendo en el sentido de su vida, encontrar el apoyo necesario para realizar la independencia de nuestra América. En las mismas notas donde habíamos hecho la observación de que la mente estratégica de Miranda pudo haber concebido a la América española unida como fuerza de balance frente a los Estados Unidos, encontramos datos poblacionales donde apreciábamos que la cifra poblacional de nuestra América sobrepasaba a la de los Estados Unidos en diez millones de habitantes, a pesar de haber recibido una estocada en el área educativa con la expulsión de los Jesuitas por temor de que emanciparan a las colonias, la primera universidad de la América española fue establecida en 1535. Una América culta libera su mente, mente liberada rompe cadenas de esclavitud.

El documento que presentamos en primer lugar, fue comentado por muchos autores antes de ser hallado en la Revista de Edimburgo, el cual se prestó para un sinfín de especulaciones para teorías conspirativas, pero que al salir a la luz pública, los catorce tomos que constituyen el archivo personal de Francisco de Miranda, hoy patrimonio documental de la Humanidad, comienza a disiparse toda la fantasía chismográfica elaborada en torno a su personalidad.

Una de las primeras obras elaboradas con cierto método que se divulgaron sobre Francisco de Miranda fue la de don Ricardo Becerra: Ensayo histórico documentado de la vida de Don Francisco de Miranda, general de los ejércitos de la primera República francesa y generalísimo de los de Venezuela; y la imprimió en Caracas, imprenta Colón, Sur 4, número 26,—el año de 1896.

Entonces se escribía centrando la atención sobre los personajes en la historia, no apreciada como sucesión de procesos. Esforzados en comentar la forma como caminaba, o como ceñía la frente cuando hablaba. Este trabajo también adolece de caer en la trampa de repetir opiniones de seres envidiosos que siempre trataron de minimizar la estatura intelectual, política, diplomática, cultural y social de Miranda, haciéndose eco de descalificativos superfluos elaborados por esa clase social que nunca le perdonó su acenso al mundo y a la historia internacional.

D. Bartolomé Mitre, historiador argentino dedica a Miranda algunas páginas de su narración en su libro sobre San Martín. También en la tónica del culto al héroe y colocando la pueril competencia entre cuál de los héroes nacionales era más héroe, así como si fueran arqueros de alguna selección de futbol.

A esta lista de los escritores americanos que se han ocupado de Miranda, debemos agregar el nombre de Restrepo, primer historiador de la Revolución de Colombia, y el de D. José Félix Blanco, quien recogió algunos documentos pertinentes a la vida del Precursor, y expresó sobre él su juicio, recogido también por Becerra.

Finalmente, en la decada de los treinta del siglo XX, fue gracias a la crítica de Monseñor Eugenio Navarro, de la Academia Nacional de la Historia de Caracas, quien ajustó la crítica historiográfica en torno a las fantasías en torno a la naturaleza de este documento, del cual nos interesa su carácter de documento público donde se establece la independencia de las colonias españolas en América, como un proyecto continental.


Acta de París, 22 de diciembre de 1797

Nosotros, Don José del Pozo y Sucre y Don Manuel José de Salas, delegados de la Junta de Diputados de los pueblos y Provincias de la América meridional, reunida en la ciudad de Madrid, España, el 8 de octubre de 1797, para convenir en los medios más conducentes a realizar la independencia de las Colonias Hispano-Americanas:
Habiéndosenos ordenado trasladarnos a Francia para reunimos con nuestros compatriotas, Don Francisco de Miranda, antiguo General del ejército  y nuestro agente principal, y Don Pablo de Olavide, que fue Intendente de Sevilla, ambos Delegados igualmente de dicha Junta, no sólo para deliberar conjuntamente sobre el estado de las negociaciones seguidas con Inglaterra en diferentes épocas, para nuestra independencia absoluta, especialmente las iniciadas en Londres en 1790 con el Ministro inglés, en virtud de las conferencias de Hollwood, las cuales han sido aprobadas por las Provincias que han tenido conocimiento de ellas, sino también para terminar dichas negociaciones abriendo el camino para una estipulación solemne que dé por resultado la independencia, según lo demanda el interés y la voluntad de los pueblos que habitan el continente de la América del Sur y están oprimidos por el yugo español; Nosotros los infrascritos Don José del Pozo y Sucre, Don Manuel José de Salas y Don Francisco de Miranda, reunidos en París el 2 de diciembre de 1797, después de haber verificado nuestros poderes respectivos, hemos procedido como sigue: Considerando que Don Pablo de Olavide no ha comparecido, no obstante la invitación que le hicimos en su residencia, cerca de Orleans; Considerando que ha transcurrido tiempo suficiente para recibir su respuesta; Considerando que el estado precario de su salud, unido al régimen revolucionario que hoy existe en Francia, lo imposibilitan probablemente para tomar parte activa en nuestras deliberaciones; Considerando, en fin, que las circunstancias actuales son tan apremiantes que no permiten la menor dilación, los infrascritos, delegados, hemos creído necesario para interés de nuestra patria, continuar nuestros trabajos, y hemos convenido solemnemente en los artículos siguientes:

1° Habiendo resuelto, por unanimidad, las Colonias Hispano-Americanas, proclamar su independencia y asentar su libertad sobre bases inquebrantables, se dirigen ahora aunque privadamente a la Gran Bretaña instándole para que las apoye en empresa tan justa como honrosa, pues si en estado de paz y sin provocación anterior, Francia y España favorecieron y reconocieron la independencia de los Anglo-americanos, cuya opresión seguramente no era comparable a la de los Hispano-Americanos, Inglaterra no vacilará en ayudar la Independencia de las Colonias de la América Meridional, mucho más cuando se encuentra empeñada en guerra contra España y contra Francia, la cual
(Francia) a pesar de reconocer la soberanía y la libertad de los pueblos, no se avergüenza de consagrar, en el artículo. . . del tratado de alianza ofensiva y defensiva con España, la esclavitud más abyecta de catorce millones de habitantes y de su posteridad; y esto con un espíritu de exclusión tanto más odioso, cuanto que afecta proclamar, respecto de los otros pueblos de la Tierra, el derecho incontestable que tienen de darse la forma de gobierno que más les agrade.

2° Un tratado de alianza, semejante al que Su Majestad cristianísima propuso a los Estados Unidos de América, debe servir de norma para completar esta importante transacción, con la diferencia, sin embargo, de que se estipularán, en favor de Inglaterra, condiciones más ventajosas, más justas y más honrosas. Por una parte la Gran Bretaña debe comprometerse a suministrar a la América Meridional fuerzas marítimas y terrestres con el objeto de establecer la Independencia de ella y ponerla al abrigo de fuertes convulsiones políticas; por la otra parte, la América se compromete a pagar a su aliada una suma de consideración en metálico, no sólo para indemnizarla de los gastos que haga por los auxilios prestados, hasta la terminación de la guerra, sino para que liquide también una buena parte de su deuda nacional. Y para recompensar hasta cierto punto, el beneficio recibido, la América Meridional pagará a Inglaterra inmediatamente después de establecida la Independencia, la suma d e .. . millones de libras. ( La Revista de Edimburgo, fija esta suma en treinta millones de libras)

3° Las fuerzas marítimas que se pidan a Inglaterra no excederán de veinte barcos de guerra; las fuerzas de tierra no excederán de 8.000 hombres de infantería y 2.000 de caballería. En la alianza defensiva que se pacte, se estipulará que, no necesitando Inglaterra de soldados de infantería, ni de recursos marítimos, la América, en este caso, pagará su contingente naval en dinero.

4° Una alianza defensiva entre Inglaterra, los Estados Unidos y la América Meridional está indicada de tal manera por la naturaleza, por la situación geográfica de cada uno de los tres países, por los productos, la industria, las necesidades, las costumbres y el carácter de esas naciones, qüe al formarse la alianza tiene que ser duradera, sobre todo si se tiene el cuidado de consolidarla por la analogía, en la forma política, de los tres gobiernos; es decir, por el goce de una libertad civil sabiamente entendida y sabiamente dispuesta. Puede decirse con seguridad que ella será el último asilo de la libertad, audazmente ultrajada por las máximas detestables que profesa la República francesa; el único medio de formar un contrapeso capaz de enfrenar la ambición destructora del sistema francés.

Se hará con Inglaterra un tratado de comercio, concebido en los términos más ventajosos a la nación británica; y aun cuando debe descartarse toda idea de monopolio, el tratado le asegurará naturalmente, y en términos ciertos, el consumo de la mayor parte de sus manufacturas, pues la población es de cerca de catorce millones y se surte de manufacturas extranjeras y consume una multitud de artículos de lujo europeos. El comercio de Inglaterra tendrá además ventajas considerables esparciendo por todo el mundo —por medio de sus capitales y sus factorías— los frutos preciosos y los abundantes productos de la América Meridional. Las bases de este tratado serán tales que no prohíban la introducción de ninguna mercancía.

6° El paso o navegación por el Istmo de Panamá, que de un momento a otro debe ser abierto, lo mismo que la navegación del lago de Nicaragua, que será igualmente abierto para facilitar la comunicación del mar del Sud con el Océano Atlántico, todo lo cual interesa altamente a Inglaterra, le será garantizado por la América Meridional, durante cierto número de años, en condiciones que no por ser favorables lleguen a ser exclusivas.

7° En las circunstancias actuales no se harán tratados de comercio con los aliados de la América Meridional, porque los derechos de importación y de exportación deben ser fijados de conformidad con el interés común de los pueblos que componen las Colonias Hispano-Americanas, especialmente el de las comarcas conocidas bajo el nombre de Virreinatos de México, Santa Fe, Lima y Río de la Plata, y con el nombre de Provincias de Caracas, Quito, Chile, etc., etc. Deberá por tanto esperarse la reunión de los diputados de esos diferentes países en cuerpo legislativo, para hacer, a este respecto y de consuno, arreglos definitivos. Los que hoy existan continuarán rigiendo sobre las mismas bases, tanto respecto de esas naciones, como de las potencias amigas.

8° Las relaciones íntimas de asociación que el Banco de Londres pueda trabar enseguida con los de Lima y de México, para sostenerse mutuamente, no será una de las menores ventajas que procure a Inglaterra la independencia de la América Meridional y su alianza con ella. Por este medio el crédito monetario de Inglaterra quedará sentado sobre sólidas bases.

9° Puede invitarse a los Estados Unidos de América a formar un tratado de amistad y alianza. Se le garantizará en este caso la posesión de las dos Floridas y aun la de la Louisiana, para que el Mississipi sea la mejor frontera que pueda establecerse entre las dos grandes naciones que ocupan el continente americano. En cambio los Estados Unidos suministrarán, a su costa, a la América Meridional un cuerpo auxiliar de 5.000 hombres de infantería y 2.000 de caballería mientras dure la guerra que es necesaria para obtener su independencia.
10. En caso de que la América Meridional sea, después de concluida la paz, atacada por un enemigo cualquiera, los Estados Unidos de acuerdo con el tratado de alianza defensiva que se celebre, suministrarán el número de tropas de tierra que se estipula en el artículo anterior. El contingente de la América Meridional será representado por una suma en metálico.

11. Respecto de las islas que poseen los hispano-americanos en el archipiélago americano, la América Meridional sólo conservará la de Cuba, por el puerto de la Habana, cuya posesión —como la llave del Golfo de México— le es indispensable para su seguridad. Las otras islas de Puerto Rico, Trinidad y Margarita, por las cuales la América Meridional no tiene interés directo, podrán ser ocupadas por sus aliados, la Inglaterra y los Estados Unidos, que sacarán de ellas provechos considerables.

12. El paso por el Istmo de Panamá, lo mismo que por el Lago de Nicaragua, será franco igualmente para todas las mercaderías de ciudadanos de los Estados Unidos; asimismo la exportación de los productos de la América del Sur podrá hacerse en los buques de aquella nación. Los americanos del Norte deben ser para nosotros lo que los holandeses han sido por tanto tiempo para las potencias del Norte, es decir, los que hagan de preferencia el comercio de cabotaje.

13. Las operaciones militares en nuestro continente americano, así como
los arreglos que se hagan para ellas con los Estados Unidos de América e Inglaterra, a propósito de los auxilios que esas potencias nos concedan como aliadas para obtener nuestra independencia, serán confiadas, mientras dure la guerra, a la experiencia consumada, a la pericia y al patriotismo de nuestro compatriota y colega Don Francisco de Miranda, nacido en Caracas, en la Provincia de Venezuela; los importantes servicios que desde hace quince años viene prestando a la causa de la independencia de nuestra patria, le dan títulos y derecho incontestables para ese cargo. Recibirá, con tal motivo, instrucciones más detalladas desde el momento en que desembarque el primer cuerpo de tropas en el continente Hispano-americano o desde que la milicia del país se encuentre, en parte o en todo, sobre las armas. Por el momento nos limitamos a expresar el deseo de ver comenzar las operaciones militares del Istmo de Panamá, en la Costa Firme, no sólo por la importancia del punto, sino también porque esos pueblos están dispuestos a armarse a la primera señal, en favor de la independencia de la patria. Para esto es de desearse que una escuadra, de ocho o diez buques de guerra, pase al mar del Sud, pues es de temerse que España, que mantiene en esas costas fuerzas marítimas, ponga obstáculos a nuestras operaciones en dicho mar.

14. Don José del Pozo y Sucre y Don Manuel José de Salas partirán sin
demora, conforme a instrucciones, para Madrid, a efecto de presentarse a la Junta, darle cuenta de su misión en París y entregarle la copia de este instrumento.
La Junta no espera sino el regreso de los dos delegados para disolverse
inmediatamente y seguir a diferentes puntos del Continente americano, en donde la presencia de los miembros que la componen es indispensablemente necesaria para provocar, tan pronto como aparezcan los auxilios de los aliados, una explosión combinada y general de todos los pueblos de la América Meridional.

15. Don Francisco de Miranda y Don Pablo de Olavide quedan autorizados para nombrar agentes civiles y militares que los ayuden en su misión; pero los cargos que confieran, en este caso, no serán sino provisionales, revocables a voluntad, cuando se forme el cuerpo representativo continental, —que es el único que tendrá derecho para confirmar o anular esos cargos, según lo juzgue conveniente.

16. Don Francisco de Miranda y Don Pablo de Olavide, quedan igualmente autorizados para solicitar empréstitos en nombre de las Colonias Hispano- Americanas mencionadas, cuando lo crean necesario a efecto de cumplir la comisión que se les ha encomendado. Acordarán el interés ordinario en casos semejantes y serán responsables de la inversión de dichas sumas, de las cuales darán cuenta al Gobierno de la América Meridional cuando sean requeridos para ello.
17. Don Francisco de Miranda y Don Pablo de Olavide quedan encargados de obtener en Inglaterra, con la menor demora posible, los efectos siguientes, a saber:
A—Un tren completo de artillería de sitio, compuesto por lo menos de sesenta bocas de hierro en buena condición y cien piezas más de artillería ligera y de posición.
B—El vestuario completo para veinte mil hombres de infantería y para
cinco mil de caballería con todos los aperos necesarios para los caballos.
C—Treinta mil sables para la infantería.
D—Diez mil lanzas con sus astas.
E—Tiendas cónicas para acampar 30.000 hombres, y
F—Cincuenta anteojos de campaña.

18. Si el estado precario de su salud o causas imprevistas impiden a Don
Pablo de Olavide presentarse en París dentro de veinte días para seguir a Londres en su misión, Don Francisco de Miranda procederá solo, y en este caso gozará de la misma autoridad, como si fuese acompañado y ayudado por los consejos de su colega. Si circunstancias imperiosas reclaman el apoyo de un colega, Don Francisco de Miranda queda autorizado, si lo juzga conducente al mejor desempeño de la comisión que se le ha encomendado, para asociar, en sus importantes funciones, a su compatriota Don Pedro Caro, que se encuentra actualmente empleado por él en Londres, en una misión secreta, o a cualquiera otra persona de cuya probidad y talentos pueda ser responsable.

Y viceversa, si por causa del régimen revolucionario en Francia, o por defecto de salud, Don Francisco de Miranda no pudiere pasar a Londres, Don Pablo de Olavide tendrá igualmente el derecho de seguir solo a desempeñar esta importante comisión y asociar a él un colega si lo juzgare conveniente.
Los infrascritos, Don Francisco de Miranda, Don José del Pozo y Sucre y Don Manuel José de Salas, delegados de la Junta de Diputados de los pueblos y Provincias de la América Meridional, después de un maduro examen de los artículos anteriores, declaramos que dichos artículos deben servir de poder y de instrucciones a nuestros comisionados Don Francisco de Miranda y Don Pablo de Olavide, enviados a Londres, y si fuere necesario a Filadelfia; y queremos que las presentes suplan en toda forma cualquier otro instrumento, por nosotros omitido, en fuerza de las circunstancias políticas adversas que hoy pesan sobre este país. A fin de facilitar las negociaciones, se han extendido dos ejemplares del presente documento, uno en francés y otro en español destinado a la Junta de Madrid.

Estos son los únicos pasos que en los actuales momentos hemos podido dar, porque nuestro compatriota y principal agente Don Francisco de Miranda, ha tenido que vivir en el más absoluto retiro a fin de sustraerse a los efectos del destierro con que se castiga hoy a todos los ciudadanos que se distinguen por sus méritos y talentos, lo que ha sido la única causa de la demora y demás contratiempos con que hemos tenido que luchar en el desempeño de nuestro cometido.

Hecho en París el 22 de diciembre de 1797.
(L. S.)—J osé del Pozo y Su c r e .
Manuel José de Salas.
F rancisco de Miranda.
Conforme con el original.
F. de Miranda.
Duperou, Secretario.


sábado, 11 de abril de 2015

Miranda desde la Teoría Bolivariana de la Historia Eloy Reverón

Durante cada efeméride del Generalísimo de nuestra América, suelen recordarlo escribiendo más o menos lo que dicen los libros de historia sobre él. Su cualidad de luchador por la Libertad, debido a su participación activa en las tres revoluciones burguesas de su tiempo; la independencia de los Estados Unidos, la Revolución Francesa y la Independencia de América Latina. En algunos casos, cada biógrafo refleja la propia personalidad en la exposición de la imagen que proyecta del Generalísimo en las referencias que expone. En pocas palabras,  en cierta forma realizan a través del héroe los sueños de grandeza personales. Proyectan en el héroe, aspectos de las cualidades que pueden ver o aspirar de ellos mismos.

 Un ejemplo claro de lo que describo está en el estudio que hizo el doctor Arturo Uslar Pietri, sobre la biblioteca de Miranda;la doctora Mirian Blanco Fombona, escribe sobre el enigma de la esposa de Miranda; Caracciolo Parra Pérez resaltaba al Diplomático o al consejero político, y la apreciación o valoración de su documentación; el masón Américo Carnicelli, aunque no pudo encontrar documento alguno de la condición masónica del personaje, acepta sin el menor sentido crítico, opiniones de dudosa procedencia, relativas a su pertenencia a la Orden; el caso se hace algo patético en artículos de opinión en la pluma de buenos escritores, aficionados a la historia, o a en la realización cinematográfica donde llegan a colocar en primer plano de su vida las  propias fantasías eróticas en sus respectivas proyecciones del personaje, vinculando a Miranda con la imagen de un contemporáneo suyo, veinticinco años mayor, me refiero a Giacomo Casanova.


No hablemos del mito del amante de la Zarina, mentira creada y repetida hasta el cansancio por la chismografía envidiosa de la Caracas provinciana de su tiempo, cuando no se resignaban a aceptar, que el hijo de alguien que realizara un oficio, considerado indigno para la clase dominante mantuana de su tiempo, el oficio de comerciante, lograra alternar con personajes de la política internacional de su tiempo, hoy de la historia internacional. No entendían que el hijo de la panadera, navegara sobre la cresta de la ola de una clase social emergente como la burguesía, hubiese manifestado consideración y respeto por el caraqueño; reconocido no solo como prócer de la Independencia estadounidense, sino que fuera alagado por las opiniones que emitiera John Adams en 1784 sobre la reputación que ya había adquirido entre los estadounidenses como la de un hombre que había hecho estudios clásicos, que poseía conocimientos universales, y además era consumado en el arte de la guerra. Su fama mundial se expandió en los círculos diplomáticos mundiales. El interés de Catalina de Rusia estaba mediado además por las negociaciones que debía realizar con Estados Unidos con respecto a Alaska.   

                No hablemos de las pretensiones academicistas que reiteran lo resumido por otros autores, pero sin sacarlo de aquella prisión estilo gomera, que imaginó el maestro Michelena como la Carraca, o de la visión superficial de que Miranda había sido un anunciador, alguien que pregona algo por venir, en este caso el Precursor de la Independencia. Afortunadamente hoy no solo se le considera en los medios historiográficos, como alguien que fue más allá de conspirar durante casi tres décadas buscando apoyo para emprender la tarea de iniciar el proceso de independencia, sino que personalmente inició en 1806, aunque fuese un intento fallido, inició la lucha armada para alcanzar la independencia, con un ejército organizado, en cuya armada, hasta símbolo patrio izaba en sus mástiles. Bandera que por cierto celebra su efeméride en estos días. En su manifiesto de Coro se expresó con el término “nuestra América” y propuso un gobierno cívico militar con participación popular. 

Pero hoy vamos a pensar en Miranda desde la perspectiva de la ética revolucionaria, y sobre todo de la del hombre de dimensión universal, desde la teoría bolivariana de la historia. ¿Cuál sería la visión bolivariana de la historia. ? En primer lugar tendíamos que recordar que en esta hemos contemplado la concepción de un tiempo histórico inmerso dentro de la dialéctica de la dominación – resistencia – liberación. “Tres cientos años no bastan”. El análisis debe partir desde la observación de cómo concibieron cada uno la unidad latinoamericana y el sentido de la Liberación. El tema por otro lado, es que la reflexión de una filosofía como liberación iniciada por el filósofo mexicano Leopoldo Zea, la cual es el primer eslabón de toda una propuesta filosófica continental partió de la reflexión de la praxis revolucionaria de Simón Bolívar.

En segundo lugar, ¿Cómo podemos pensar que Francisco de Miranda podría enfocar la realidad con una visión anadialéctica sin caer en anacronismos? Miranda vivió entre 1750 y 1816. En esa época ni Emmanuel Levinas (1906 1995), Juan Carlos Scannone (1931), o Rodolfo Kusch (1922 1979), y mucho menos Enrique Dussel (1934), el creador teórico del término, ninguno de ellos había si quiera nacido cuando Miranda llegó formular en su praxis el asunto de la Alteridad. 

Enmanuel Lévinas fue un filósofo iniciado en la fenomenología pero rompió con la filosofía moderna porque, su visión anadialéctica enseña que la verdadera universalidad está en la posibilidad de mirar al rostro del otro, y poder apreciar en él a un ser humano igual, más allá de donde sea el mundo de donde provenga. La teoría ética discurrida por este filósofo de la Universidad de Estrasburgo, quien parte de la percepción del ser en él mismo. Cada quien está consciente de la propia existencia, pero ese existir es aparentemente involuntario al cual no le encuentra relación. Podemos intercambiar la camisa, la comida, ponernos en los zapatos del otro, pero nos asegura Lévinas: “Todo se puede intercambiar entre los seres, salvo el existir…” Esto lo dice en su libro Totalidad e Infinito, pero en Ética e Infinito, dedica un capítulo a la responsabilidad con el otro. Allí habla de la responsabilidad como de la “…estructura esencial, primera, fundamental de la subjetividad. (…); es en la ética, entendida como responsabilidad, donde se anuda el nudo mismo de lo subjetivo.” (Ob.Cit. p 79). La capacidad de dar respuesta a la opresión a búsqueda de la libertad como un derecho del ser humano.


En este punto referido en el párrafo anterior es donde nos encontramos con personajes como Francisco de Miranda en el tema de la Libertad. No entendida como una virtud de héroes semidioses de la Patria, sino como la de todo ser humano consciente que entiende la ética como un asunto de responsabilidad con el otro. Y más aún, de identidad con su comunidad histórica. Esa posibilidad de interpretar el mundo desde el nosotros, en lugar de observarlo desde el eurocentrismo, sino en la posibilidad del nosotros, como la define Scannone quien ha tratado filosóficamente al “nosotros”, la racionalidad ética que le corresponde a dicha expresión. En este sentido puedo remitirlos a su trabajo: “El nosotros ético-histórico: hacia una ética en perspectiva latinoamericana” publicado en Conjectura, Universidad de Caxias do Sul, Brasil, v. 16, n. 1, jan./abr. 2011. Lo primordial que nos interesa, por ahora, es que la visión del nosotros, que asume francisco de Miranda en el análisis de su discurso, es la ubicación epistemológica, de nuestra América. Ya hemos dicho que es Miranda quien escribe en el Manifiesto de Coro, ya impreso en 1803, cuando se expresa en términos de nuestra América que popularizara José Martí.
 La visión anadialéctica es también la posibilidad de ver al otro, desde la alteridad, desde más allá, sin perder la perspectiva del nosotros somos, del sentido solidario. 
Trascendiendo la modernidad eurocéntrica vio a lo europeo y a lo americano, siempre desde esa perspectiva del nosotros, un sentido de la igualdad casi sacro. Pero más allá de una referencia de documental y la situación hermenéutica donde se ubica su discurso, convido a los investigadores a revisar, en el año 1784, cuando sin perder la consideración y el respeto con que lo recibieron los círculos militares, políticos, intelectuales y diplomáticos estadounidenses, fue capaz de emitir juicios señalando los defectos e inconvenientes de la democracia estadounidense, con el legislativo elegido prevaleciendo el criterio de propiedad. Tal serían los influjos de su personalidad y la sobriedad de su presencia que le permitieran tal sinceridad. Hoy más que nunca, los ventrílocuos del señor Obama, deberían recordar cuando muevan piezas hacia Venezuela como amenaza, que en la lucha por la independencia de aquel país participó un venezolano, sobre todo cuando preguntan: ¿dónde queda Venezuela. ?

Volviendo al tema de la proyección de la personalidad sobre la figura del héroe, recuerdo no sin cierta condescendencia a algún entrevistado respondiendo en una entrevista para la televisión, sobre el tema de Miranda, un improvisado quien explicaba para que a un paisano suyo como lo era Miranda; el hecho de que lo recibieran en el seno de la sociedad intelectual y política como la estadounidense,  no pudo encontrar explicación que la de haber sido iniciado en alguna cofradía fraternal semejante a la que este señor representaba. Más que desconocer la verdadera esencia de un personaje como Miranda es desconocer el pasado histórico estadounidense o la misma impresión por los comentarios que el mismo héroe hizo de las bibliotecas de las universidades estadounidenses que visitó. 

Lo cierto es que Miranda perteneció a algo menos simple que a una cofradía secreta. Estaba vinculado a una clase social en ascenso, la burguesía. Aunque don Sebastián de Miranda era propietario de un negocio familiar quien habitaba en un pequeño burgo colonial, había casado a su hija con un paniaguado de la compañía Guipuzcoana, y sobre todo, ¿Quién en estas regiones equinocciales del nuevo continente, contaba con una situación económica tan holgada como para poder pagar una bolsa con 80 reales de oro por la dote para un oficial del regimiento de Su Majestad La Princesa? ¿Quién era su familia? ¿De dónde provenía? ¿No estaremos dispuestos a quedarnos con la mezquina referencia mantuana del hijo de la panadera. ? De no ser así busquemos un poco más en sus orígenes. El hebreo venezolano José Chocrón Cohen señala apellidos judíos o vinculados a la judería conversa, en los apellidos de Miranda. En su libro La identidad secreta de Miranda, Caracas, Alfa, 2011, no pretende demostrar la identidad judía de Miranda, sino su relación cripto judía. En honor a la verdad, casi todos los apellidos vinculados a su familia figuran en la lista de las juderías. 

En 1492 sucedió un hecho insólito. Setecientos cincuenta mil judíos salieron expulsados de España y entre ellos un número significativo se coló en el anonimato de la conversión. Aparte de los moros, la ruta de evacuación más natural y expedita, el estrecho de Gibraltar y el Marruecos español. Un leve salto en la costa africana, las Islas Canarias y las Madeiras. Del Valle de Orotava, cerca del puerto de Santa Cruz de Tenerife. Una breve revisión a la obra de Agustín Millares Torres sobre la Historia de la Inquisición en las Islas Canarias y podemos identificar en ellas un importante asilo de judaizantes, entre los cuales aparecen procesados varios De Miranda. Francisco de Miranda está vinculado a apellidos como Spinoza, Rodríguez, Ravelo. Millares Torres resume: …, descendientes de los expulsados por los Reyes Católicos y más aún los que huían de continuo de España y Portugal por miedo a la Inquisición, formaron en los siglos XVI y XVII, una red de hombres bastante poderosos en el mundo de los negocios, a los que se le atribuyeron intenciones oscuras por parte de los antisemitas (Millares 1864 p 287). De hecho, cita a Miranda con el calificativo de famoso agitador, y una visita que hiciera en Rodhe Island a un judío Jacob Rodríguez Rivera. ¿Familia de su madre Rodríguez Espinoza? ¿Emparentado con Baruch Spinoza (1632 1667)?. En todo caso, su vinculación a esta emergente clase comercial podría explicar con murmullos bibliográficos de mayor rango y credibilidad, esa capacidad de ser un hombre cuya universalidad, le permitiría el sentido tolerante de la vida y la capacidad de ver el Rostro, como lo asentaría otro hebreo: Emanuel Levinas en su capítulo El Rostro. Hebreo, no sionista. 


Antes de concluir esta reflexión, más que respuestas, surgen nuevas preguntas: ¿ Fue Miranda liberal e integrador por la misma motivación que Bolívar? O simplemente ¿Provenían de la Red de comerciantes que menciona Agustín Mellares, todos los recursos que le permitieron a Miranda errar por el mundo durante cuatro décadas?  Para vivir en aquellas esferas sociales, se necesita recursos. Es necesario un estudio detallado de la proveniencia de los recursos económicos indispensables para realizar un trabajo como el que reflejan los catorce tomos del Archivo de Miranda. Sin más no me queda más que hacerme eco de nuestro rector. Investiguemos. 

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Nueva Reflexión sobre Miranda Masón por Eloy Reverón

Mucho más de catorce años han transcurrido desde que publicaron por diferentes medios impresos y digitales, los resultados de mis investigaciones históricas relativas a Miranda Masón. Es necesario reiterar que en el año 2000 ya había transcurrido medio siglo desde que el Q:.H:. José Tomás Uzcátegui había publicado, desde el cargo de Gran Maestro o presidente de la Masonería Venezolana, un decreto
Detalle Fachada Gran Templo Masónico
de Caracas
donde instruía a todos los masones del Orbe, buscar en los archivos masónicos y en las publicaciones históricas, todos los datos históricos relativos a la vida masónica del Prócer venezolano, presunto fundador de la masonería en América Lantina.
Las conclusiones de un Q:.H:.  británico, miembro de la más prestigiosa y constante logia de investigación histórica, la Quatour Coronati Lodge N 2076 fundada en 1884, y desde entonces publica un anuario sobre temas históricos y filosóficos de la masonería especulativa y operativa mundial. Me refiero al Q:.H:. F. W. Seal Coon, quien publicó, interesantes trabajos sobre la historia de la Masonería en Jamaica, y dos artículos sobre Miranda y Simón Bolívar y sus vínculos masónicos. Con respecto a Francisco de Miranda, después de registrar los archivos masónicos de la Gran Bretaña, declaró que
La pregunta sería:
¿Cuál Masonería?
no le restaba ningún mérito ni al Héroe, ni a la masonería, tener que concluir desde la realidad histórica que no se puede argumentar con seriedad, su condición masónica. De esta manera subtituló su artículo: “La Masonería Mítica de Miranda”. A esto le agrego que después de tanto exaltar la figura masónica de Miranda resulta difícil tener que aceptar que se trata de una idea que carece de fundamento racional, un concepto fanático en el argot masónico.

De igual manera, en los ambientes académicos de la historia y de la masonología, este es un tema superado, porque tampoco le suma ni le resta nada a la historia, que las legendarias logias lautarinas, organizaciones políticas inspiradas en la bibliografía masónica que Miranda pudo recopilar durante más de cuatro décadas de peregrino por el mundo, no guarden relación con la actual masonería del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, ni a las otras organizaciones de semejante naturaleza que hoy existen; inclusive, como la masonería mixta francesa donde fue iniciado y exaltado al grado de Maestro, un teniente del Ejército Español identificado con la firma auténtica de Simón Bolívar. Los detalles fueron publicados en El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana. (Hacer Clic para más información sobre este libro)

Podría dar cuenta de una infinidad de elementos historiográficos que explican las razones que tuvo el Q:. H:. Uzcátegui para establecer ese primer reconocimiento oficial, desde la perspectiva historiográfica de la masonería, pero lo esencial no está a la vista de todos. A eso me voy a referir en las siguientes líneas.

Cuando el Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Simón Bolívar Bolivarium me hizo el honor de solicitarme artículos sobre historiografía masónica de la Independencia y sobre Simón Bolívar Masón, en lugar de un Miranda Masón encontré algo mucho más valioso para la Orden. Me refiero a la Masonería Mirandina, aunque hoy prefiero llamarla Mirandiana, para no confundirla con el gentilicio del Estado Miranda.


En momentos cuando la masonería tradicional venezolana atravesaba una crisis institucional (1950) que no viene al caso tocar en este momento. Toma como paradigma el Ethos de un héroe cuya verdadera identidad se había comenzado a develar desde la historiografía universal, debido a la huella que este singular personaje había grabado en el mundo que le dictaba las pautas de pensamiento a la sometida epistemología impuesta desde la colonialidad del poder. Desde la década del treinta y gracias a la iniciativa del historiador Caracciolo Parra Pérez, el general Juan Vicente Gómez compró para la Nación, el Archivo personal de Francisco de Miranda, hoy declarado por UNESCO, patrimonio histórico de la humanidad. El examen de este archivo, ha venido cambiando la dimensión del conocimiento histórico que teníamos de Miranda, así como derribando otros mitos creados por lo que he llamado la venganza del mantuano.


El hecho de que los masones venezolanos se hubieran plegado a los valores morales del Prócer por su coincidencia con los valores éticos proclamados por la Masonería y además escoger como día masónico nacional, el día de su onomástico, revela una conciencia de necesidad de renovación del  ethos masónico; aunque desde un lado más oscuro, revele ignorancia con respecto a la realidad histórica de la Institución y la tan cacareada crítica al fuego fatuo encubierto tras culto al héroe. Esto último queda en segundo plano cuando sale a la luz, el ethos mirandiano asumido por los hermanos de La Escuadra y El Compás. Lo esencial para los masones aparece redimensionado en tiempos de crisis, frente a la búsqueda de los valores éticos, en las raíces auténticas de nuestra nacionalidad, a partir de mediados del siglo XX venezolano, esa iniciativa tuvo lugar. Corresponde a los masones de hoy, investigar en las mismas raíces históricas, los valores genuinos de la Orden para revalorar el sentido primordial de la Iniciación.   (Caracas 03 08 2014)

lunes, 1 de julio de 2013

Masonería Revolucionaria en Hispanoamérica (La Masonería Mítica de Francisco de Miranda de Seal Coon) Comentarios de Eloy Reverón

Como consecuencia del excelente artículo publicado por este investigador británico masón, de origen jamaiquino, sobre Simón Bolívar Masón, el hermano F.W. Seal Coon publicó en el número 94 del año 1981 de la revista Ars Quatour Coronatorum de la logia Ars Quatour Coronati N 2076 de Londres este artículo sobre la masonería revolucionaria hispanoamericana de donde surgió el título de la Masonería Mítica de Francisco de Miranda.


Por el sonido del mismo título ya crea alguna contradicción con lo que se había pensado durante casi tres décadas sobre la relación de Francisco de Miranda con la masonería del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Para este investigador masón británico, la visión de un Miranda Masón está en el plano de la mitografía masónica hispanoamericana. 



Esto no es un capricho o un impulso antimasónico como pudieron calificarlo en su momento desde la perspectiva de la Masonería Mirandiana venezolana. Estamos hablando del trabajo de un investigador serio, periodista del Caribean Contac, cuyo trabajo publica la más prestigiosa y tradicional logia de investigación histórica del Reino Unido. Un trabajo impecable desde el punto de vista técnico y ético.


El artículo fue traducido por E. Reverón a finales de la década de los ochenta, y los masones venezolanos prestaron poca atención, tanto al artículo de Seal Coon, como a los comentarios que este generó en el ambiente historiográfico del momento. Lo relevante es que existe una masonería Mirandiana que asume a Miranda como su fundador e inspirador, o héroe prototipo masón. Y como lo señala Seal Coon en su artículo, el hecho de que hubiese estado convencido de que Miranda, ni fue masón, ni creo un sistema pseudo masónico político de alcance continental, ninguna de estas realidades, desmerece el brillo de la personalidad de Miranda. 



El culto a la personalidad de Francisco de Miranda, requiere una visión mejor elaborada que la que se maneja como lugar común entre los masones venezolanos del siglo XX. Ellos otorgan más peso a la presunta condición masónica de Miranda que a sus méritos personales. Ese lugar común se refiere a pensar que sólo por su condición masónica "un isleño, blanco de orilla caraqueño" admitido en los círculos políticos estadounidenses. Ignoran olímpicamente que Miranda fue un prócer de la guerra por la independencia de los Estados Unidos, y que el mismo J.K. Adams declaró a la prensa que Miranda no sólo era uno de los hombres mejor ilustrados y cultos que había conocido, sino que además un erudito en estrategia militar y conocedor de la historia militar de la guerra de Independencia de los Estados Unidos que recién había terminado. Cada quien lo proyecta desde sus propias pequeñeces o desde sus delirios de grandeza.



Caso semejante sucede con su relación con la zarina Catalina, con quien cultivó una amistad proveniente de una admiración mutua. El hecho de que la Reina de Rusia lo hubiera recibido en su corte y le hubiera otorgado pasaporte diplomático ruso con permiso para vestir el uniforme de coronel de Su Majestad, también es atribuido a méritos diferentes a su talento y a la necesidad de asesoría en política internacional que requería para las futuras negociaciones con Estados Unidos con respecto al territorio de Alaska.


De estos temas nos ocuparemos con más detalle en próximas actualizaciones, a los interesados les rogamos estar atentos.



jueves, 31 de enero de 2013

Contracultura por Eloy Reverón

Entre la inmensa cantidad de conceptos concebidos para la cultura, Ludovico Silva encontró uno definido por el economista egipcio Samir Amin que lo resume como el modo de utilización de los valores de uso. Silva elaboró su ensayo sobre la idea de que el capitalismo, por ser un sistema fundamentado sobre valores de cambio, carece de una cultura propiamente dicha, y a cambio tiene algo completamente distinto que es la contra cultura. De esta manera, la cultura capitalista no es más que ideología.

La verdadera cultura es aquella que genera conciencia sobre la idea de que todos tenemos igual derecho a participar en la riqueza social. La ideología capitalista es contracultural porque se refiere a la fachada del edificio social, al Estado, la moral, los cuerpos jurídicos, el arte, la política, dejando a un lado lo esencial que son los cimientos ocultos, la infraestructura tecnológica, las relaciones de trabajo, la maquinaria, el aparato material productivo. 
 Es allí, en el interior de la estructura social donde reside la ideología. El capitalismo vende como cultura la fachada del edificio, cuando en realidad esa ideología reside en el interior mismo del aparato productivo, en una serie de enunciados semi axiomáticos que justifican la explotación. En el interior de las cadenas de comunicación social que se apoderan del inconsciente colectivo de los usuarios para someterlos a necesidades artificiales creándoles una imagen del mundo favorable a los intereses leales al sistema de explotación económica.

La ideología se encuentra dentro de los templos donde la religión católica se utiliza para santificar la pobreza y resignar a los pobres con el cuento de que la verdadera riqueza no pertenece a este mundo, cuando la esencia del cristianismo es, en realidad la elevación de una conciencia liberadora, que sacó a los hebreos de Egipto, y que minó las bases del imperio romano desde las catacumbas cristianas. 

Es necesario diferenciar el aparato religioso como instrumento al servicio del capital y a los trabajadores intelectuales que contribuyen a incrementar las necesidades ficticias que solo favorecen las necesidades del mercado.

Entonces, es la contracultura con sus científicos y artistas rebeldes y radicales, los encargados de recordar a esta sociedad, que ninguna civilización es lo suficientemente grande si antes no asume como primera función el humanismo.

La ideología y la cultura solo se deben dividir para efectos del análisis teórico porque forman parte de la fachada del edificio social. Son dos regiones de la supraestructura social que se interrelacionan. Si tomamos como ejemplo el arte, con su misión de descubrir las relaciones que existen entre los seres humanos, suele crear dificultades al sistema cuando desnuda lo que el sistema pretende ocultar, así el arte se opone al sistema y se convierte en contra cultural. 

Ejemplo de la obra de Stendhal con su libro Rojo y Negro mediante la cual desentrañó el mundo psicológico del siglo XIX. Al igual que Honorato de Balzac, con su obra La Comedia Humana, donde retrata el putrefacto mundo de las relaciones mercantiles, y las relaciones burguesas de producción, y con cuya presencia en el mundo de las letras enriqueció la cultura de su época, y su actitud como ideólogo deja mucho que desear porque era en realidad una suerte de monárquico trasnochado, aspirante a títulos de nobleza, plebeyo rechazado por las mujeres aristócratas a las que aspiraba, un verdadero reaccionario con ínfulas de grandeza nobiliaria, que también fue un auténtico revolucionario con su arte novelístico. Todo ésto lo reflexionó y expuso Ludovico a lo largo de su vida.

La virtud de Ludovico es que ni repetía ni parafraseaba a los grandes filósofos. Intentó transformarlos y superarlos para adecuarlos las nuevas realidades sociales. Por tanto, conceptos como dialéctica, materialismo dialéctico, alineación o ideología le sirvieron para mostrar la actualidad y vigencia de esos conceptos establecidos desde la obra de Marx, a través de la aplicación de tales categorías a la realidad latinoamericana.

La dialéctica marxista para él no era más que un método para presentar los hechos históricos según su dinámica estructural. Respecto al materialismo dialéctico, rechazó la idea de concebirlo como un sistema filosófico.

Conoció detalladamente la historia del vocablo ideología. A la que concibió como un sistema de creencias y valores generados por las sociedades para justificar la explotación y entronizarla en la mente social, como algo natural e inevitable. La ideología está determinada por la estructura social.